Quejas de los clientes contra la banca aumenta en 2012 respecto a 2011

Los bancos son instituciones que van a buscar siempre conseguir el máximo beneficio posible. Son empresas que venden productos distintos y más complejos y, en muchas ocasiones, generan un desconocimiento en el ciudadano. Préstamos (y todos los tipos que existen), créditos hipotecarios (y sus variantes), obligaciones y cupones, tarjetas de crédito y débito, y así, infinidad de artículos financieros. Si una tienda de ropa ofrece, como su propio nombre indica, indumentaria. Estas organizaciones presentan al público sus bienes exclusivos y característicos. Lo que desean es vender el máximo.

Estas instituciones, al igual que los locales disponibles y abiertos que se encuentran en las calles, tienen sus particulares organismos que permiten a sus clientes mostrar sus descontentos y reclamar lo que creen que es justo. El ente supremo de todas las entidades financieras es el Banco de España. Pues bien, el área del Servicio de Reclamaciones del mismo publicó, en la primera semana de diciembre, un estudio que reflejó el porcentaje de centenares de protestas, por parte de los asiduos consumidores, en 2012.

La Memoria del Servicio de Reclamaciones del Banco de España concluyó que hubo un incremento de un 20,7 por ciento respecto a 2011. Un crecimiento que marcó el punto más alto, por el momento, de la historia. Ver Signo Editores clientes.

Un total de 43.647 nuevos casos tuvieron lugar el año pasado. Esta cantidad se puede desgranar en tres partes. La primera división se refiere al número de reclamaciones y quejas que percibió el Banco de España (14.313). El segundo bloque está formado por la suma existente de consultas privadas (29.334), de las cuales 26.556 fueron telefónicamente y 2.768 por un escrito.

La suma final de las solicitudes del primer grupo solo fueron validadas menos de la mitad (7.122). El montante sobrante se designó como nulo por varios motivos: inexistencia de la documentación necesaria que obligaba a la persona a emitirla, extravío de información o e traslado del informe a un organismo superior, entre otros aspectos menos importantes. De los 7.122 expedientes que recibió el Banco de España 2.838 fueron positivos hacia el ciudadano (un 40 por ciento), 2.372 se convirtieron en favorables para las entidades bancarias (un 33,3 por ciento) y el resto no se modificó la instancia exigida.

En el primer caso (2.838 informes), los bancos modificaron su decisión, exclusivamente, en 512 casos. En el desarrollo de la actividad inicial quedó anulada después de su posterior ejecución (un 18 por ciento). Menos de una quinta parte. El Banco de España tuvo que rectificar en el resto de los procesos siendo desestimada, en primer lugar, por el institución bancaria.

Las demandas sobre las operaciones de activos: préstamos hipotecarios y créditos (33,2 por ciento). Las solicitudes de cambios en los ejercicios de pasivos: cuentas corrientes, depósitos, entre otros (15,6 por ciento). Y el ruego en la modificación en el uso de la tarjeta de crédito o de débito y en la transferencia (19,6 por ciento) se convirtieron, el año pasado, en las tres actividades más denunciadas por los usuarios.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *