Lo inconveniente de la reunificación de deudas

finanzaspersonales3Muchos clientes de productos financieros como préstamos y créditos en algún momento determinado pueden verse agobiados por las deudas, a tal punto de no poder seguir cumpliendo el compromiso de pago. Para estas situaciones las entidades han ofrecido una opción, y es la reunificación de deudas. Lo que pocos desconocen son las implicaciones detrás de esta salida.

Básicamente, como su nombre lo indica, consiste en agrupar varias deudas que tiene una persona con el objeto de reducir el monto de cuotas a pagar; de esta forma, en un solo préstamo se pueden unir la hipoteca con créditos del consumo, tarjetas de crédito, etc.

Pero lo que parece ser una buena alternativa para hacer frente al endeudamiento y que las entidades promocionan como fin de los problemas financieros de muchos, no resulta del todo favorable para los clientes, pero evidentemente sí para la banca.

Por una parte, al cancelar las deudas se incurre en el pago de comisiones o penalizaciones firmadas en los contratos iniciales, por lo cual, una vez se efectúe la reunificación, estos montos serán sumados al nuevo préstamo.

Pero este no es el quid del asunto. La condición para que las cuotas se reduzcan en el nuevo préstamo es que se difiera el plazo de la amortización; es decir, que la deuda se extienda por mucho más tiempo. Así, muchos clientes se encuentran con que una vez han reunificado sus deudas quedan atados a un compromiso de pago de 35 y 40 años; para la mayoría, una deuda hasta la vejez.

No tiene ciencia entender que si se quieren disminuir las cuotas de pago estás deberán incrementar en número para pagar la totalidad de la deuda. No obstante, el hándicap está en que muchas entidades financieras reunifican las deudas bajo la figura de “créditos de interés creciente”, pero ¿esto que implica?

Como se puede inferir con el término “creciente”, son productos en los que los intereses van aumentando a medida que va transcurriendo el tiempo, a diferencia de las hipotecas, donde generalmente el se pagan los mayores intereses que al principio y luego van disminuyendo. En resumen, la cura puede ser peor que la enfermedad, si se tiene en cuenta que a mediano y largo plazo la deuda aumentará.

Empero, esta modalidad es muy común pero no es la única. Hay entidades que ofrecen la reunificación de deudas en las que, aunque se deba asumir un tipo de interés significativo, las cuotas a pagar son fijas en el tiempo.

Lo importante es que los consumidores tengan conocimiento de todas estas condiciones antes de firmar una reunificación de deudas, que sólo será recomendable en casos de extrema urgencia. Aun así, si efectivamente se toma la decisión de solicitarla, lo primero es elegir una modalidad de cuotas fijas, luego comparar las ofertas de distintas entidades, y no sobra acudir a simuladores de cuota de reunificación online. En todo caso, firmar la reunificación implica un compromiso de deuda más largo en el tiempo, así que si lo que se desea es terminar con ellas lo más pronto posible, hay que tener claro que esta opción no lo permitirá.