Hollywood y su nuevo rol: distribución en vez de inversión

hollywoodEl panorama en Hollywood ha cambiado bastante. Por un lado, las multinacionales del cine y la televisión ya no quieren correr muchos riesgos. Los grandes estudios se han apartado de la inversión en proyectos que no garantizan, desde el principio, el éxito en la taquilla. A esto se añade, el traslado de empresas a sitios donde les es más beneficioso realizar sus actividades.

Las producciones se mueven a otras ciudades porque se pueden ahorrar impuestos y recibir más subvenciones. En la última década, la producción en Los Ángeles ha caído un 60% aproximadamente en el caso de los rodajes y en la mitad de tiempo, un tercio de las series de televisión, según los datos de la compañía que se encarga de dar los permisos para grabar.

Las firmas independientes están más presentes en los contratos de producción poniendo el dinero para proyectos arriesgados que requieren, muchas veces, de la fe ciega de un ejecutivo que apueste por ellos. Después las que tradicionalmente invertían, productoras como Universal, se dedican a la distribución.

En la actualidad, los grandes estudios se lanzan a financiar una propuesta cuando se trata de superproducciones que cuenten ya con el respaldo del público. Las sagas como El Señor de los Anillos o Los Juegos del Hambre son dos buenos ejemplos de rentabilidad. Las de menos presupuesto, quizá mucho más originales, suelen quedarse sin apoyo económico de estos padrinos porque no crean expectativas de triunfo a nivel mundial.

Para las productoras, no hay cabida para las sorpresas y dejan pasar películas como la protagonizada por Ryan Gosling, ‘Drive’, alabada por crítica y público, consiguió sacar mucho rendimiento, de hecho multiplicó por siete sus once millones de euros de presupuesto en 2011. Disminuye la inversión de las multinacionales, pero al mismo tiempo, se abre el mercado para empresas más modestas que ven la oportunidad de hacer negocio con la financiación y después venden los derechos de distribución.

Las firmas independientes ya no escatiman tanto en gastos. Cada vez apoyan películas con exigencias más altas. Directores como Martin Scorsese han encontrado apoyo económico gracias a esta reciente vía. Los creativos les ven como gran ventaja, la posibilidad de dar rienda suelta a la imaginación, algo que probablemente, sería incapaz de venderse a los estudios tradicionales. Sin embargo, estos siguen teniendo las plataformas y el conocimiento para promocionarlo y exhibir en la mayor parte del mundo, por lo que son necesarias.

Las productoras salen ganando con el intercambio. Ahorran en los costes que supone gestionar el presupuesto (contrato del personal técnico, actores, compra del guión…) y se llevan gran parte de las ganancias. Las compañías alternativas van tomando conciencia de ello y luchan por mayores porcentajes.

Otros: hyla