¿Ha llegado la era de los drones?

El reto de las empresas tecnológicas parece ser compartido, y es el de involucrar robots para desempeñar trabajos actualmente desarrollados por personas. La pregunta es si esto es una realidad inminente o esto es más una lejana visión.

Probablemente lo más acertado sería decir que utilizar robots para el trabajo cualificado aún no es una realidad, pero que puede que esté muy cerca de serlo. El debate ha surgido a partir de las últimas declaraciones del fundador y actual consejero delegado de Amazon, Jeff Bezos, en las que anunció que su compañía utilizará drones -vehículos aéreos no tripulados- enteramente autónomos y guiados por GPS, para la entrega de los productos de la compañía a domicilio.

Este proyecto, denominado “Amazon Prime Air”, buscaría que los robots transportaran el 86% de los envíos de Amazon, y de acuerdo con Bezos, comenzaría una vez se consigan las licencias y se logre el cumplimiento de todas las exigencias de seguridad. El CEO se atrevió a señalar que la iniciativa se podría hacer realidad en cuatro o cinco años.

Pero Amazon no es la única tecnológica que apunta a la robotización. Google por su parte también está invirtiendo sus esfuerzos en un nuevo proyecto para que los robots puedan reemplazar a las personas en las labores de carga, ensamblaje y transporte de materiales en las fábricas, y también de envío de productos directamente a los clientes. Y aunque la compañía ya cuenta con robots capacitados para realizar movimientos y desplazamientos, todavía se requiere de avances en materia de sensores y software.

Con todo esto, se ha suscitado la controversia, por una parte en torno a la seguridad de los vehículos no tripulados, y por otra, frente al reemplazo de la fuerza laboral humana por la artificial. Inclusive, en las redes sociales el debate también hizo eco en la posible invasión a la privacidad que podría implicar la utilización de los drones, y hasta se discutió la posibilidad de que estos se lleguen a utilizar para el secuestro de menores. De todas formas, lo que sí es seguro es que las compañías del sector empezarán a animarse a adoptar esta misma tendencia; de hecho, no sorprendería que ya lo estén haciendo desde un bajo perfil. Así, el momento de ver a los robots trabajando podría llegar más pronto de lo que se piensa.

No tardará mucho el momento en que veamos sobrevolar nuestras ciudades a drones armados con cajas destino a las viviendas de los clientes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *