Eroski: historia de expansión y deudas

eroskiMás de 2.800 millones de euros de deudas en el cierre de 2012. Una cadena que había crecido desde su fundación a finales de los años 60 en el País Vasco. De hecho, en una década consiguió multiplicar por tres sus ingresos. Esto fue justo antes de la crisis, la causa de su mal estado en la actualidad, según sus responsables. La bajada en el consumo y la imparable progresión de Mercadona y la tendencia a ahorrar en supermercados más baratos, han dejado a Eroski en una posición difícil.

Eroski nació de la unión entre diez cooperativas pequeñas en un pueblo de Vizcaya en 1969 para hacer más fácil la gestión de sus negocios. A finales de los 70, se convirtió en la primera empresa de alimentación que lanzaba al mercado una marca blanca. Por otro lado, comenzaba la diversificación de actividad, crearon la rama de Eroski viajes y abrieron gasolineras.

Malos resultados que no sólo vienen de la mala racha económica de los españoles, sino de inversiones en los años de bonanza para gestionar el proceso de expansión de la cadena (muchas tiendas no han sido rentables). Eroski pagó unos 1.700 millones de euros por Caprabo en 2007, estos fondos son los que han disparado su deuda. Por eso, los especialistas creen que la empresa estaría dispuesta a poner algunos puntos de venta alejados de los sitios donde tiene mayor influencia. En los últimos cinco años, sus números no han cambiado de color, no salen del rojo.

En los primeros seis meses de 2013, los números han mejorado para la cadena vasca. Según sus datos, los ingresos han aumentado más de un 70%, aunque igual ha pasado con los gastos (un 10% aproximadamente), además las ventas han caído. El panorama para terminar el año sigue sin ser alentador.

Para responder a las deudas con los bancos, han retrasado las fechas en que tenían previsto cumplir con los pagos finales. El sistema para seguir con la expansión son las franquicias, supermercados que centran su oferta en los productos frescos y locales en un intento por atraer clientes alejados de las grandes superficies y buscando alimentación tradicional.

Los recortes han hecho acto de presencia desde que la situación comenzó a agravarse. Bajada de sueldos, recorte en la plantilla y vuelta al territorio nacional después de haber llevado tiendas a Francia (vendieron los activos que tenían en el país vecino en 2011).

Otra de las soluciones que ha planteado Eroski es buscar nuevos socios para que financien parte del negocio, en sus filiales porque por su condición de cooperativa no pueden ampliar el capital de la matriz. El futuro se centra en recuperarse de las malas cifras de los últimos años y enfocar su actividad a las regiones que les siguen generando ganancias.