¿Cuál es la edad adecuada para ensenarle a nuestros hijos a ahorrar?

ahorrar-dinero-eurosChanchitos, muñecos, cajas y más. Las alcancías sorprenden con sus formas variadas. Este instrumento es sinónimo de ahorro y puede convertirse en un aliado de su hijo. No hay una edad especifica para empezar estas virtudes, pero es adecuado que desde pequeños empiecen a ahorrar y gestionar su dinero. A continuación podría aplicar algunos consejos.

Otorgar una mesada. A medida que crecen es ideal proporcionarles un pago semanal o mensual que se ajuste a su presupuesto. De esta forma el niño organizará el dinero y así podría permitir que él pague ciertos gustos que quisiera en algún momento. El objetivo es que el niño se de cuenta de que el dinero es limitado y que si lo gasta de una forma, ya no podrá usarlo en otra.

Planificación. Enséñele a su hijo a planificar el cómo usará la mesada o el dinero que tenga. Escriba un plan junto a él y creen un presupuesto para sus necesidades o juguetes.

“¿De dónde viene el dinero”, es la enseñanza efectiva. Es importante mostrarles a los niños que el dinero viene del esfuerzo de sus padres. Ese es el valor principal que se debe trasmitir a los infantes sobre el dinero. De esta forma, los niños sabrán que mientras más dinero gastan, más tiempo sus padres tendrán que trabajar.

Los niños aprenden jugando (mediante juguetes educativos para bebes). Usar Monopolio o algún juego que involucre gestionar dinero ficticio es una oportunidad de aprender los beneficios de ahorrar. Es una forma fácil de indicarle a los niños la diferencia de la necesidad y los gastos innecesarios.

Motivarlos al comentarles los beneficios del ahorro. Si se le explica a su hijo lo importante que es tener dinero ahorrado para imprevistos, él tendrá en cuenta la actividad. Dele ejemplos claros, muéstrele que las cosas o personas que más valora se pueden dañar o verse afectadas y en esos momentos, un arreglo o una ayuda podría ser el dinero.

Los niños copian de sus padres. Sea un ejemplo de ahorro y luego disfrute de cómo su hijo copia estas conductas positivas. ¡Podría comprarse una alcancía y ahorrar junto a él!

Dar incentivos. No hay nada más que motive a un niño que las recompensas. Prémielo con sus cosas favoritas cuando el niño consiga ahorrar. ¡Déjelo ser niño, no hay nada de que preocuparse aún!